osteopatia-deportiva

Osteopatía para deportistas

La osteopatía deportiva se dedica al tratamiento de todas aquellas personas que realizan la práctica de cualquier tipo de deporte. Primero damos prioridad a la salud de la persona y segundo trabajamos en los parámetros que influyen en el rendimiento del deportista.

Es importante explicar al deportista en que consiste la lesión y las posibles causas, ya que tratándose de una práctica habitual se deben de revisar rutinas y hábitos para no cronificar ciertas lesiones. De esta manera podemos influir positivamente tanto en la recuperación como en el rendimiento. Valoramos factores que pueden repercutir de manera positiva y negativa.

El osteópata debe diferenciar y adaptar el tratamiento a las diferentes características y exigencias de cada deporte, entendiendo la técnica que exige cada una de las disciplinas y si la persona lo está realizando el correctamente.

Todas las partes de nuestro cuerpo son importantes a la hora de valorar el origen de una lesión, dolor, disfunción, … En muchas ocasiones referimos algias o algún tipo de problema en una zona concreta de nuestro cuerpo, probablemente lo que está ocurriendo es un exceso de trabajo-movilidad en la zona afectada ( lo que llamamos hipermovilidad ). Esto puede deberse a una falta de movilidad en una estructura ( ya sea articular, membranosa, muscular, … ) muy ligada biomecánicamente con la zona afectada, lo que obliga a realizar un trabajo extra y a partir de aquí una queja si se mantiene en tiempo.

La osteopatía deportiva tiene básicamente 3 objetivos:

Prevenir las posibles lesiones por la práctica concreta de una deportiva en relación a sus características, tipo de deporte y frecuencia de práctica.

Mejorar el rendimiento del deportista optimizando al máximo sus recursos.

Tratamiento de las lesiones producidas por la práctica de unos o varios deportes en concreto o por motivos ajenos a estos.

Indicaciones de la osteopatía para deportistas

  • Osteopatía de pubis
  • Contracturas musculares
  • Esguince de tobillo
  • Epicondilítis ( codo del tenista )
  • Espolón calcáneo
  • Epitrocleítis ( codo de golfista )
  • Tendinitis del tendón rotuliano
  • Tendinitis del tendón de Aquiles
  • Dolores articulares.
  • Fascitis plantar