osteopatia-bebe

Osteopatía para bebés

Desde los primeros días de vida del bebé, la osteopatía pediátrica juega un papel importante, ya que aporta un punto de vista médico diferente de los diversos problemas que puede sufrir el pequeño. Ya sea durante el embarazo, mala posición fetal o en el mismo parto, ya que se trata de un proceso duro en el que se producen diferentes tensiones-presiones, sobre todo a nivel craneal, que puede alterar el bienestar del bebé.

A medida que pasan los días, después del parto, el cráneo va recuperando su forma y los tejidos se van relajando, pero a veces este proceso no puede verse completado por diversos factores, tales como partos instrumentalizados, doble vuelta de cordón, pelvis menor estrecha, …

Durante los primeros meses de vida, el bebé puede mostrarse intranquilo y estresado, ya que seguramente está sometido a mucha presión craneal, se quejan y mueven constantemente por que no encuentran bienestar. Pueden adoptar posturas asimétricas como adaptación  en busca de una solución a las tensiones sufridas.

También pueden presentar dificultad para la succión, dado por el desorden de las tensiones membranosas intracraneales que le dificultan la buena movilidad y capacidad de succionar.

A menudo encontramos irritación de los pares craneales (conjunto de nervios que parten de la base del cráneo y se distribuyen a lo largo de la cabeza, cuello, tórax y abdomen), responsables del buen funcionamiento de diferentes áreas del organismo tales como el sistema gastrointestinal (cólicos), control de la musculatura cervical (torticolis),etc. En muchas ocasiones pueden verse comprimidos, el bebé suele lanzarse hacia atrás como respuesta al malestar. Dependiendo del nervio afectado influye de una manera u otra al bebé (tenemos un total de 12 Pares craneales).

El principal objetivo de la Osteopatía pediátrica es valorar y devolver la movilidad global al organismo de una manera equilibrada, ya sea a nivel craneal, visceral o estructural.

El osteópata valora las tensiones del cráneo-cuerpo  devolviendo un equilibrio y simetría a través de sus manos mediante técnicas suaves, aliviando la sintomatología originada por la afectación de ciertos tejidos y estructuras.

Indicaciones de la osteopatía para bebés

  • Cólicos
  • Otitis
  • Estreñimiento
  • Tortícolis congénita
  • Problemas de succión
  • Reflujo gastroesofágico
  • Plagiocefalia
  • Bronquiolitis
  • Trastornos del sueño
  • Irritabilidad
  • Migraña, cefalea
  • Asma
  • Problemas de deglución
  • Hiperactividad