osteopatia-visceral-barcelona

Tratamiento osteopático visceral

La osteopatía tiene como base el movimiento de todas las estructuras, órganos y tejidos que forman el cuerpo humano. Cada víscera tiene la capacidad de realizar un movimiento por sí misma o influenciada por otra parte del cuerpo, ya sean músculos, membranas, ligamentos, articulaciones, …

Este movimiento del que hablamos también es básico en el transporte de fluidos, nos ayudara a la vascularización y nutrición de todos nuestros órganos a través del sistema vascular. De la misma manera que la buena motilidad de nuestro organismo nos llevará a eliminar las sustancias tóxicas a través del sistema linfático.

El movimiento nutre y limpia nuestro organismo.

Uno de los principales protagonista y que influye de manera importante en todo el paquete visceral es el diafragma, que se mueva de manera rítmica y relajada será unas de las principales misiones del osteópata.

En muchas ocasiones nos encontramos al principal músculo de la respiración ( diafragma ) en un estado de bloqueo permanente, arrastrando hacia él gran número de vísceras y tejidos, provocando tensiones, y mermando el movimiento de los órganos, bloqueando membranas a su alrededor que dificultan su vascularización ( pudiendo provocar su enfermedad ).

La falta de movilidad orgánica puede provocar dolor y disfunciones a nivel articular. Las vísceras se anclan a la estructura del cuerpo humano mediante diferente tejidos, dificultando su movimiento y limitándolo si están bloqueadas. Por ejemplo: una fijación de estómago puede afectar directamente a nuestro hombro izquierdo.

Dentro de una sesión de osteopatía visceral no puede faltan la revisión del nervio vago o neumogástrico, es el nervio encargado de activar las vías que influyen directamente sobre las vísceras abdominales. Tiene un origen craneal y desciende hasta llegar al abdomen. El osteópata deberá revisar su recorrido y verificar la ausencia de zonas de compromiso, tensiones que puedan perturbar su buen funcionamiento. Por ejemplo: en los bebés es uno de los principales responsables de los cólicos del lactante.

El tratamiento osteopático de las vísceras y órganos siempre se realiza de una manera suave y sin dolor, pudiendo ser técnicas mantenidas para deshacer unan tensión acortamiento, rítmica para drenar y mejorar la vascularización. No podemos olvidarnos del tratamiento membranoso de las fascias, ya que todo este entramado está muy presente en todo nuestro organismo y especialmente en el abdomen.

Indicaciones de la osteopatía visceral

  • Drenaje de hígado
  • Adherencias postquirúrgicas
  • Dolor cervical
  • Problemas digestivos ( reflujo, hernia de hiato, … )
  • Dolor lumbar y lumbalgia de repetición
  • Bloqueo lumbo-uterino y lumbo-ovárico
  • Tendinitis de hombro
  • Reglas irregulares
  • Dolor interescapular
  • Tortícolis
  • Estreñimiento