osteopatia-infantil

Osteopatía para niños

La osteopatía como terapia puede abarcar el tratamiento de la persona en todas sus etapas de crecimiento, cada una de las cuales requiere un trato y técnicas específicas. El osteópata debe acompañar y saber adaptarse a la fase en la que se encuentra el paciente.

Antes de empezar el tratamiento realizaremos una completa anamnesis donde recaudaremos información sobre el embarazo, parto ( si ha sido vaginal, cesárea, o si ha habido la existencia de instrumentos tipo fórceps, … ), gateo u otro tipo de desplazamiento, cuando inicia la deambulación, si han existido cólicos, alteraciones del sueño, torticolis congénita, plagiocefalia, …  o cualquier incidencia que pueda repercutir en el normal desarrollo del infante.

El momento en el que él bebe pasa a ser niño y comienza a caminar, correr, saltar, relacionarse con el medio de una manera más directa y poder expresar lo que le ocurre, … Es fundamental que los padres observemos si hay existencia de asimetrías, movimientos incoordinados, postura que adapta el niño a lo largo del día, si la fase del sueño está normalizada, buen control de esfínteres, si tropieza habitualmente, si transmite algún tipo de queja o dolor, etc. A partir de toda esta información y la anamnesis realizada, podemos desarrollar un tratamiento que le ayude a mejorar y potenciar todas aquellas facetas donde presenta un déficit.

El osteópata realizará un tratamiento con técnicas suaves y sutiles, buscando reducir tensiones para dar la mayor simetría y equilibrio. La existencia de asimetrías ( por ejemplo a nivel craneal, como una plagiocefalia ) pueden provocar diversos problemas, uno de los más habituales son las actitudes escolióticas como respuesta a la búsqueda de un equilibrio en las tensiones.

En estas edades se crece muy rápido, y son habituales los dolores por crecimiento sobre todo en extremidades inferiores. El crecimiento del hueso y los tejidos pueden ir a ritmos diferentes provocando tracciones a nivel de las inserciones, y como consecuencia dolores ( en especial por la noche ). El osteópata infantil puede ayudar a una mejor adaptación de las uniones osteo-musculares a estas situaciones.

La osteopatía ayuda a normalizar el crecimiento del niño permitiéndole llegar a desarrollar todo su potencial.

Indicaciones de la osteopatía para niños

  • Caídas habituales, tropieza, …
  • Dolores de espalda
  • Dolores de crecimiento
  • Control esfínteres
  • Escoliosis, cifosis, hiperlordosis
  • Cefaleas, migrañas
  • Esguinces y torceduras habituales